Museo Arqueológico de Sozopol

La ciudad de Apollonia Póntica, conocida hoy como Sozopol en la costa sur de Bulgaria, ha sido desde hace siglos un punto de intercambio comercial importante en el Mar Negro. A pesar de que no se vean hoy grandes intercambios de mercancía en sus puertos, ésta antigua ciudad sigue ofreciendo productos tales como sol, mar y playa a los turistas que son su principal fuente de ingresos. Es por su situación actual que es difícil pensar que su pasado sea tan antiguo y distinto a lo que los turistas, principalmente de Europa del Este, ven cuando se encuentran en el sitio. Pero para eliminar dudas, la ciudad cuenta con un Museo Arqueológico en la zona histórica de la ciudad, un establecimiento que podría pensarse como un museo de sitio ya que está ubicado dentro del área más antigua del pueblo, al pie de los muros medievales y de frente a la costa que dio origen al yacimiento. Además de estar dentro del área que está siendo excavada y estudiada.

Distribución

La configuración física del museo es muy simple, se trata de una espiral en la cual cada sección está diferenciada por diferentes elevaciones. La parte baja corresponde a la exhibición de artefactos recuperados del lecho marino correspondientes a los fundadores griegos (siglo séptimo a.C.). El siguiente nivel, marcado por una elevación del suelo, correspondería a los desarrollos tracios. La tercera parte está en el punto más elevado del museo y está conformada de una sección de vitrinas con pequeños elementos de diversos materiales y orígenes. La última sección, bajando al segundo nivel, es una pequeña sala en la que diversas eras se reúnen. Hay elementos griegos, cristianos y musulmanes.

Presentación

La información al alcance es pobre. Existen algunos elementos impresos con la historia general del sitio, sin embargo no tienen una conexión directa con la muestra.

Las zonas del museo sin exhibición, se han “rellenado” con vasijas cerámicas sin cédulas. Aunque el uso original de  estos instrumentos parece obvio, su ubicuidad podría ser aprovechada por el museo para explicar las actividades económicas  del sitio a través del tiempo.

Dentro de las vitrinas, las piezas expuestas normalmente carecen de información. Esto podría indicar que el museo no tiene un equipo de investigación que pueda interpretar los hallazgos.

Conservación y restauración

Bronce, vidrio, distintos tipos de arcilla, mármol, madera, restos humanos y algunos otros materiales se encuentran dentro de los elementos exhibidos en el museo. La mayoría de los artefactos fueron creados hace más de mil años y aún así muchas de las piezas recuperadas se encuentran en buenas condiciones. Se ve, como en casi todos los museos, que cuentan con sistemas de control de humedad y temperatura, también se nota, debido a la ausencia de polvo dentro de las vitrinas, que las piezas se encuentran aisladas del flujo del viento al interior del museo. Las piezas se encuentran libres de depósitos extraños y en general se ven en buen estado. Se pueden organizar tres grupos con las piezas que han requerido restauración. En el primero se encuentran aquellas que han sido restauradas sin agregados, es decir, aquellas que se han completado con las partes originales y no se han modificado ulteriormente. El segundo grupo es de aquellas que han requerido regeneración de secciones; dentro de este grupo se ven aquellas que intentan hacer pasar la restauración como una recreación del original y aquellas que dejan en claro, por diferencia de colores materiales o texturas, cual es el área que ha sido reconstruida. El tercer grupo son aquellas piezas que requieren restauración pero no la han conseguido; usualmente son elementos grandes como algunos componentes arquitectónicos.

Algo que me llamó la atención fue la profusión en el uso de luz natural. En algunas secciones la colección recibía iluminación solar directa. Quizá después de haber sobrevivido varios siglos bajo el mar hayan probado que el sol no es algo que les afecte, pero desde mi perspectiva e historia, esto me pareció extraño. Los encargados deberán conservación conocen su trabajo mejor que yo.

Difusión

A pesar de que el museo se encuentra en un área de fácil acceso y en la que habitualmente hay actividades (comparte instalaciones con el centro de cultura de la ciudad), es un recinto poco visitado. La responsabilidad de generar actividades recae en los responsables del centro de cultura, del cual depende el museo. Estos se han enfocado en atender al público turístico de la ciudad y eso se nota claramente al ir por las calles y encontrar representaciones y organizaciones de espectáculos en teatros al aire libre. Es también responsable, junto con el municipio, de la conservación de los sitios arqueológicos de la ciudad. Todo esto deja al museo en el sitio que hubiera tenido hace siglos; es un depósito de curiosidades provenientes de tiempos lejanos.

Las posibilidades de difusión son muy limitadas, incluso si se pusiera en la prioridad más alta. El museo arqueológico se encuentra en un sitio donde viven solamente unas 5000 personas y tiene un gran flujo de visitantes únicamente durante los meses de verano. Además en este país, es común que los poblados (por pequeños que sean) tengan un museo que cuente la historia del sitio (he ido a un pueblo con menos de quinientos habitantes que contaba con su propio museo). Todo esto reunido hace ver al museo como un gasto que desembolsa el municipio para mostrar la historia de la ciudad a unos cuantos turistas extranjeros que en vez de estarse asoleando en la playa deciden revisar la historia del lugar que están visitando.

Lo cual parece muy bien sustentado. Durante mi visita, además de mí solo había otras dos personas de habla alemana y dos platicando en ruso.

En conclusión

Así como hay diferentes actividades que son posibles dentro de un museo, también es cierto que hay diversas razones por las cuales estos recintos existen. Podría decirse que la curiosidad y la necesidad por saber e investigar son las mejores causas que llevan a la creación de un museo, ya que estas impulsan los conocimientos y contenidos de éste a través de los integrantes de la sociedad en la que la organización se encuentra. Pero también hay casos en los que las razones son menos claras, como en este caso. Parecería que se ha creado un museo porque es parte del equipamiento urbano. Esto es una lástima. Un sitio con tan larga historia y tantas posibilidades de descubrimiento, debería aprovechar algo más que sus turistas y sus playas .

Sellek Daniel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s